Lucia Martín Perez (Málaga)

Al principio siempre es difícil porque todo está en inglés y lleva algún tiempo adaptarse a una nueva forma de vida. Pero, aquí en Irlanda, la gente es muy amable y hospitalaria, como mi familia, mis profesores, Richie y Claire. Todos quieren asegurarse de que mi experiencia aquí en Cork sea inolvidable y de que mi nivel de inglés siga mejorando.
Con mi familia he tenido mucha suerte y aunque no vivo con nadie de la misma edad, tengo dos hermanas menores que siempre me ponen una sonrisa en la cara.

La escuela es bastante diferente a la de España, es una escuela de chicas y al principio, aunque te hablan y te hacen muchas preguntas, hay algunas que están cerradas y he tenido que abrirme para hacer nuevas amistades. En cuanto a mis estudios, tengo que esforzarme mucho para poder validar el curso cuando vuelva a casa.

Gracias a esta experiencia, estoy madurando en todos los aspectos, tanto en mi inglés como en mí. Estoy conociendo a mucha gente nueva y haciendo nuevos amigos de otro país con una forma de vida diferente.