Pedro de Antonio Ferrer

Enviamos a nuestro hijo mayor Miguel el año pasado a Skibbereen y estamos muy contentos con la experiencia que nuestra hija Emma va este año. Para un adolescente es una experiencia magnífica con muchos más pros que contras. La familia anfitriona, los profesores, los compañeros y la organización hicieron que Miguel se sintiera como en casa. La barrera del idioma se superó en Navidad y la experiencia personal durará para siempre. Gracias a ELP por su profesionalismo y dedicación. ¡Muy recomendable!